Cursillo 118

Cursillo 118

Cursillo 118 de la Diócesis de Getafe

06 de mayo, 2021

¡El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres!

Aleluya. Entre los días 30 de abril y 3 de mayo, el Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Getafe celebró el cursillo mixto nº 118.

Por motivos de seguridad, el movimiento en la diócesis preparó a principios de curso un protocolo de seguridad, compaginándolo con las medidas propias adoptadas por la casa de espiritualidad donde celebramos la mayoría de nuestros cursillos, la casa de las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor de Ciempozuelos.

Como siempre la acogida de estas hermanas ha sido extraordinaria, y de su personal también, que todo hay que decirlo. Siempre atentos a nuestras necesidades, acompañándonos cuando hacía falta para reforzarnos, dando solución a cualquier tema que se les planteara, con una sonrisa.

El cursillo ha sido pequeño, por motivos obvios de seguridad, distancias, etc. pero como siempre una tremenda maravilla, una increíble profusión del Espíritu Santo, que se palpaba cada vez mejor a medida que iban pasando las horas, en el ambiente y en lo poco que se ve del rostro de esos hermanos tras la mascarilla.

El equipo esta vez estaba compuesto de solo 8 personas, incluido el director espiritual y el coordinador, pero eso sí, un elenco de auténtico lujo, puesto que en el equipo estaba nuestra presidente, Lourdes Barato, y nuestro consiliario don Yago Fernández de Alarcón.

Viviendo esta maravillosa experiencia de la que todos estamos enamorados hasta las trancas, estaban 15 personas de diferentes puntos de la diócesis, y gracias a Dios, con personas alejadas que es para quien principalmente hacemos los cursillos, y con muchos jóvenes. De los 15 cursillistas en total, 8 eran jóvenes de menos de 32 años. El resto, igual que los del equipo, de cierta juventud acumulada.

Por supuesto transcurrió de una manera muy ordenada y maravillosamente pensada por el Señor precisamente para estos hermanos, como siempre decimos, era su cursillo.

En la clausura nos dedicó unas palabras el vicario general moderador de la Curia en la diócesis, don Javier Mairata, al que estamos tremendamente agradecidos por haber venido a acompañarnos en ausencia de nuestro obispo, don Ginés, pues éste está en plena visita pastoral a las parroquias, y no podría llegar a tiempo.

En su breve discurso alentó a los nuevos cursillistas a vivir la fe como hemos proclamado en el cursillo, en comunidad, en su lugar de origen o en el MCC, pero siempre presentándolo a la oración para discernir el servicio al que nos sentimos llamados, y en todo caso colaborando todo lo que se pueda para que la Iglesia crezca cada día más en fieles y en santidad.

Confiamos al Señor los frutos apostólicos de este cursillo y le encomendamos el próximo 119 que ya está en marcha, con un equipo muy activo y motivado para entregar sus vidas al Señor por el bien de los hermanos.

¡¡¡De Colores!!!