Segundas Jornadas De Iniciación a la Escuela

Jornadas De Iniciación a la Escuela Octubre 2020

Segundas Jornadas De Iniciación a la Escuela Octubre 2020

   29 de octubre, 2020

Del 23 al 25 de de octubre de 2020, en la Casa de Espiritualidad Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, se han celebrado las Segundas Jornadas De Iniciación a la Escuela,

Han asistido un grupo de cursillistas de varias Ultreyas de nuestra Diócesis, para intentar discernir si el Señor les pide dar un paso más en el compromiso en la Iglesia, dentro de nuestro Movimiento.

Parece que varios de ellos van a dar ese paso, cosa que nos produce gran alegría, pues como dijo el Señor:

«La mies es mucha, pero los obreros pocos. Rueguen pues, al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.» (Mt 9, 37-38),

Y como no podía ser de otra manera, en estos tiempos de pandemia, se puso buen cuidado en cumplir las normas de seguridad: antes de entrar, se realizaron test rápidos y se tomó la temperatura a todas las personas que iban a participar, tanto los invitados como las personas del equipo.

Además, las hermanas oblatas tienen todo preparado para cumplir todo lo indicado por las autoridades: habitaciones individuales con baño, distancia de seguridad en salas, comedor y capillas,  ventilación y limpieza frecuente de todas las habitaciones, geles ubicados por toda la casa, etc.

A continuación reproducimos el testimonio de Isabel, de la Ultreya de Pinto, en estas Jornadas de Iniciación a la Escuela:

                Como Dice Lourdes, nuestra presidenta, que grande ha estado con nosotros el Señor. Nos ha regalado una convivencia con gente maravillosa, un aprendizaje con personas que saben muchísimo y nos han sabido llevar y conducir durante todo el fin de semana del 23 al 25 de octubre en este segundo curso de iniciación a la escuela de Cursillos de Getafe.

Juanjo nos ha hablado emocionado de la historia de cursillos, de la que él es parte, con tanto entusiasmo que nos lo contagio. Enrique nos habló del compromiso con la escuela y aprendimos que no es que me pidan algo y yo lo hago sino, ¿qué ofrezco?

¿Cuál es mi talento? ¿Qué es lo que el Señor me ha dado? y no han de venir a pedírmelo sino que yo he de ofrecerlo.

Natalia nos habló de la estructura de la escuela con gran sabiduría y paciencia. ¡Qué grande Natalia!

Fernando nos habló con tal entusiasmo de la reunión de grupo que parecía que estábamos en ella.

Lourdes hablo de su enamoramiento del Señor y como de ahí surgió su amor por cursillos.

Y Yago nos condujo maravillosamente, el Señor nos ofreció a través de él unas homilías que nos llegaron al corazón y al alma. Las lecturas parecían que estaban hechas para nosotros en ese momento en el que nos encontrábamos.

No todo era tan bonito pero supimos adaptarnos a la situación en la que estamos, distancias, mascarillas, lavado de manos.

Las reuniones y conversaciones en los pasillos, que tanto enriquecen, pudimos hacerlas no nos veíamos la boca y la nariz pero igualmente. ¡Qué paz y alegría da hablar con los hermanos! ¡Sobre todo después de tanta reunión a través de la pantallas!

Nos hubiera encantado quedarnos allí, hacer una tienda para cada uno como en la Transfiguración de Señor pero no, nuestra misión es, como laicos, en transmitir, no tener miedo y repartir el gran regalo que es la Vida Eterna.

Durante el fin de semana las hermanas oblatas y todo el personal que estaba en su casa de Ciempozuelos nos cuidaron y acogieron.

Estaban muy contentas de que estuviéramos allí y que nos hubieran hecho un test antes de entrar en su Casa para seguridad nuestra y suya.

El culmen de nuestro curso, fue la bienvenida que nos dieron todos los integrantes de la Escuela el jueves en Alcorcón, en la primera escuela presencial después de casi ocho meses.

¡¡¡DE COLORES!!!

Imágenes